Un futuro mejor

Por un futuro mejor, en el que la educación integre conocimiento, verdad, belleza, justicia y bondad. Un futuro soñado por todos y cada uno, construido en el presente sobre las bases de la tolerancia y el respeto a la pluralidad y la diversidad cultural. Un futuro de igualdad, paz y generosidad. Por una educación que nos conduzca a un futuro mejor.

Fotografía de Clara Susanna cedida para el 80 aniversario de SM.

Para hablar del futuro tengo que comenzar hablando del presente o del concepto de presente que ha tenido siempre una importancia capital en ciertas culturas orientales. Dicho concepto ha iniciado su camino desde hace unas décadas en el mundo occidental.
Los sabios del Himalaya dicen que lo único que tenemos es el presente, puesto que el pasado ya pasó y el futuro no ha llegado.
La verdad sea dicha, lo que menos sabemos es disfrutar del instante, nunca estamos donde estamos porque nuestra mente corre hacia el pasado o hacia el futuro y entretanto el presente se nos va como el agua entre las manos.
Un futuro mejor depende entonces de nuestra implicación en el momento presente, pues es en él donde se construyen las bases del futuro.
Creo que el dalái lama dijo alguna vez que mientras no hubiese desarme interior no habría jamás desarme exterior. Y el desarme interior compete a cada uno hoy, ahora. No podemos construir un futuro mejor con individuos intolerantes, alérgicos a culturas diferentes de la propia, impermeables a la pluralidad, individuos convencidos de que el color de piel define el grado de inteligencia de los seres humanos.
El desarme interior exige el respeto de todo lo que vive, desde lo infinitamente grande a lo infinitamente pequeño. Por el momento no conocemos otro planeta habitable aparte del nuestro. La Tierra es nuestra primera patria, nuestra madre nutricia y su majestad, su sabiduría “avergüenza” cualquiera de nuestros inventos.

Walt Whitman lo dice bellamente:

“Creo que una hoja de hierba no es menos
que el camino recorrido por las estrellas,
y que la hormiga es perfecta,
y que también lo son el grano de arena y el huevo del zorzal,
y que la rana es una obra maestra,
digna de las más altas,
y que la zarzamora podría adornar los salones del cielo,
y que la menor articulación de mi mano
puede humillar a todas las máquinas”.

Y esa maravilla que es nuestra Tierra se quema, se arrasa, se socava en aras de un beneficio económico que lleva impreso el signo de la muerte.

La construcción de un futuro mejor depende de todos y de cada uno. Es imposible soñar con un porvenir pacífico y más igualitario si en nuestro presente, en nuestra cotidianidad no hay amor, ni honestidad, ni generosidad, ni respeto. No habrá mejor futuro si seguimos creyendo ingenuamente que las soluciones siempre las proponen los otros…


(1) Whitman, Walt: Hojas de hierba, traducción de Jorge Luis Borges. Buenos Aires, Editorial Lumen, 1969

Texto de Gloria Cecilia Díaz.

MUÉVETE HACIA ABAJO

La Fundación SM se mueve por #unfuturomejor

El programa Líderes transformadores de la Educación pretende contribuir al fortalecimiento de la educación en Iberoamérica generando un lugar de encuentro y un laboratorio de experimentación para líderes con logros probados en el campo de la innovación educativa, el diseño y la implantación de políticas que favorezcan activamente el desarrollo de la educación en sus países.

Un futuro mejor para SM

El progreso de un país se basa en la educación de sus gentes. Una educación integral, no solo que abarque conocimientos sino que alcance a todas las dimensiones del ser humano: la verdad, la belleza, la justicia y la bondad. En estos momentos gran cantidad de países han sido conscientes de esta realidad y están invirtiendo en educación.

SM lleva años, ochenta concretamente, siendo consciente de esta realidad y dedicando recursos humanos y materiales a hacer verdad la educación en los lugares donde tiene influencia para construir país allí. Niños, jóvenes, adultos se van alimentando de todo lo que la educación les proporciona y van comprendiendo cómo desde esa educación se consigue un futuro mejor. Porque a SM la educación la mueve, entendemos cómo la educación mueve a los países.